Gormaz Fotos Historia Leyendas Gente Enlaces

Archive for Junio, 2008

El apagón analógico

Martes, Junio 24th, 2008

Aprovechando que cada vez somos más los que visitamos asíduamente esta página hoy propongo una pregunta a la audiencia: ¿Quién sabe algo de cómo y cuándo se implementará el apagón analógico televisivo en Gormaz? He leído por ahí que la implementación del consabido apagón no será ejecutado al mismo tiempo en toda la provincia, sino que se han definido distintas zonas con diferentes etapas de ejecución. El problema es que no he sabido encontrar en que etapa o en qué zona nos encontramos los gormacenses. Teóricamente el apagón como tal empieza a implementarse la semana que viene, pero la pregunta es cuándo nos afectará realmente.

¿Alguién nos puede dar algo más de información al respecto?

Saludos,

Ricardo

Cibervecinos

Miércoles, Junio 11th, 2008

Eso es lo que somos con el pueblo de Recuerda después de que nos hayan linkado desde su website no oficial. Desde aquí me gustaría mandar una enhorabuena a “Berto Astur” (que no sé exactamente quién es, a ver si este verano coincidimos…) por su sitio web, que fue, en gran medida, el que me motivó para poner en funcionamiento la página de Gormaz.

Además, me gustaría destacar que Recuerda tiene hasta página oficial del Ayuntamiento. Gormacenses… ¡hay que ponerse las pilas!. Ya tenemos meta a cubrir en los próximos años.

Ricardo

Las bicicletas son para Gormaz (colaboración, por Carlos)

Lunes, Junio 2nd, 2008

Probablemente motivado por la frase “Niño, ten cuidado con la bici que no tengo ganas de ir a Soria…” de la última entrada, Carlos nos envía otro de sus textos recordando vivencias “bicicleteras” (o biciclistas) en el pueblo. ¡Sí señor… qué grandes recuerdos! Espero que lo disfrutéis.

Gormaz y la Bicicleta
—————————

Para mí es difícil separar una cosa de la otra. Desde siempre he montado por Gormaz y sus alrededores más que en ningún otro sitio. Mi querida G.A.C. verde siempre me esperaba en la puerta de casa. Las vueltas por el pueblo son incontables, y son también muchos los paseos a Quintanas, Recuerda, Vildé, Morales… Luego ya con la bicicleta de montaña empezamos a hacer excursiones mucho más largas.

Por supuesto yo no era el único, todos íbamos y veníamos en bici, lo que convertía el pueblo en un lugar bastante peligroso con un alto riesgo de atropello, colisión o caídas. Pero vamos, que existiendo la mercromina y las cabezas duras no hay problema. Se podrían contar infinidad de historias de la bicicleta en Gormaz, con variados protagonistas algunos más reincidentes que otros. El que más y el que menos seguro que tiene algo que contar.

Entre mis recuerdos está aún un día que me choqué con mi prima Sandra de frente. Es que mira que hay calle, pues nada, ella bajaba por la calle Sagasta hacia el pilón seco y yo pues en dirección contraria……pff! En otra ocasión Ricardo le dejó su bicicleta a Edu. Sólo se le ocurrió ir por la calle de abajo y empezar a derrapar en el rollo. Paró cuando reventó la rueda. Solo había que ver la cara de mi primo. Me parto.

Por otro lado, tengo que decir que Félix en este tema de bicicletas tiene bastante protagonismo. Tenía una G.A.C. como la mía pero roja y la verdad que no se por qué, pero siempre había que estar con la llave inglesa en la mano. No he visto bicicleta que haya tenido más problemas que esa. Quizá fuera por el día que se cayó al atropellar a un perro (al que por cierto tuvieron que cortar el rabo). O puede ser que fuera por el día que de camino a Quintanas decidió tomar la curva del cruce sin manos y acabó cayendo en una zarza. ;-)

Todavía me río también cuando me acuerdo del día que Ricardo partió la B.H. en dos. Subíamos de las fuentes y mi hermano y mi primo iban con alguna coña riéndose de mi bicicleta. Poco después era yo el que se reía cuando mi primo paro en seco con la bicicleta rajada por la mitad. Y repetía constantemente con una mezcla de asombro y pena: -¡¡Se ha partido la bicicleta!!

Pues así, como éstas, hay mil historias. Cuando Javi pinchó volviendo de Vildé y a falta de parches llenamos la rueda de juncos para ver si podía rodar un poco más…..cuando no había manera de que el sillín de la bici de Félix se quedase arriba porque tenía el tornillo pasado y se le ocurre poner para sujetarlo una ramita minúscula (nadie sabe cómo, pero resistía)…….cuando Eduardo dejó su bici en el suelo en las fuentes y le paso un coche por encima doblando el manillar……….cuando Angel cayó por el barranquillo que hay detrás del pilón seco con la bici de mi primo……. en fin, podría no parar y seguro que a vosotros se os vienen también a la memoria un montón de historias.

Bueno, pues esto no termina aquí. Aunque ya estamos más vagos, hemos hecho y haremos más excursiones y desde luego algunas son dignas de hacer crónicas minuto a minuto. Al final lo que queda es el recuerdo y la sonrisa al recordar.

Carlos.