Gormaz Fotos Historia Leyendas Gente Enlaces

Archive for Abril, 2008

El pasado arévaco-romano de Gormaz

Viernes, Abril 18th, 2008

Juan nos hace partícipes de la existencia de un interesantísimo documento en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes (link) que muestra una carta escrita en 1912 por D. Andrés Serrano, jefe de telégrafos de la estación de San Esteban de Gormaz.

La misiva va dirigida a un tal Excelentísimo Señor P. Fita, que a juzgar por el sello de la carta supongo algun tipo de eminencia eclesiástica o histórica de aquellos años.

Sea como fuere, en la carta se exponen las razones por las cuales el autor defiende que bajo San Esteban de Gormaz yace la que fuera importante ciudad romana de Diobriga, cuyo emplazamiento exacto se perdió en el transcurrir de la Historia. El documento, con casi 100 años de antiguedad, es simplemente magnífico y realmente os animo a leerlo de cabo a rabo poque no tiene desperdicio. Sin lugar a dudas es gracias a héroes anónimos como el señor Serrano que gran parte del patrimonio histórico de España pudo salir a la luz y con ello escribir de forma activa la historia de nuestro país.

Pero donde realmente se pone interesante la carta es en la última página, donde se menciona Gomaz y el hallazgo de un mural romano por un vecino de la villa en los alrededores de la misma, hecho que dispara las conjeturas del autor sobre la posible existencia de un importante asentamiento romano no identificado en sus alrededores o incluso en la misma población.

Personalmente no me parece una hipótesis tan disparatada. Al fin y al cabo, de todas las ciudades de origen celtíbero-arévaco de las que se tiene constancia en la actual provincia de Soria (los historiadores romanos Plinio y Ptolomeo mencionan a Numantia, Uxama, Tiermes, Seguvia, Nova Augusta, Clunia Colonia, Segortia Lanca, Confluentia-Diobriga, Veluca y Tucris), y que tras la conquista fueron transformadas en urbes romanas, sólo se han podido localizar las tres primeras. Además, se han encontrado restos de una necrópolis arévaca entre Gormaz y Quintanas, además del teórico castro celtíbero sobre cuyas ruinas construyeron los árabes la primera parte de la alcazaba actual. Por no hablar del emplazamiento del puente sobre el Duero: ¿por qué escogieron los romanos ese sitio tan apartado de Uxama, y no otro más cercano a la misma, para construir semejante obra de ingeniería 8 ojos sobre el río? ¿Quizá para facilitar el accesso a otra ciudad en las inmediaciones del Duero? Pensad por un momento que el puente romano más cercano al nuestro es el cruza el rio Abión a las afueras del Burgo, justo a los piés del cerro de Uxama…

En fín, que muchas veces el importante pasado árabe del pueblo nos hace olvidar la huella de las civilizaciones anteriores a la invasión musulmana. Para terminar me gustaría lanzar las pertinentes preguntas al personal: ¿alguién sabe de la persona o la familia que encontró la lápida romana a principios del siglo pasado? ¿Y qué fue de la lápida? La carta dice que estuvo colocada en la fachada de San Miguel, pero yo no recuerdo haberla visto allí… ¿Alguién sabe algo al respecto?

Saludos,

Ricardo

Añoro (colaboración, por Carlos)

Sábado, Abril 5th, 2008

Hace poco, sin saber bien por qué, me han venido a la memoria aquellas noches de verano del mes de julio que pasábamos en Gormaz. Para mí aquellos días eran mucho mejores que los de agosto, las fiestas no me llamaban la atención… ¿Raro? No lo creo.

No deben quedar en el olvido aquellos rescates nocturnos que jugábamos. Chicos contra chicas. Más que un rescate, parecía un escondite. Cualquier rincón del pueblo valía para esconderse. Aún me recuerdo corriendo a toda velocidad completamente a oscuras por detrás de las casas entre las piedras para conseguir despistar a mis perseguidores, aparecer en la plaza y poder salvar a los compañeros ya capturados que se iban colocando en línea agarrados de la mano encima del tablao de madera con el fin de facilitar la tarea. Empezábamos ligándola los chicos, y sin tardar mucho acabábamos cogiéndolas a todas. El siguiente turno ya duraba hasta que nos aburríamos o nos íbamos a dormir…

Otras noches las pasábamos tumbados en el tablao con un radio casete escuchando aquellas mezclas que habíamos preparado meticulosamente antes de ir al pueblo. Tenía lo suyo grabar bien los cassetes sin que entre canción y canción sonase algún ruido desagradable o parte de una canción que había estado grabada previamente. Aún recuerdo como mi primo Ricardo una noche estaba empeñado en escuchar la canción “bajo la luz de la luna” de Los Rebeldes que alguien (no recuerdo quien) tenia en algún sitio de su cinta. Nuestro gran momento terminaba en cuanto aparecía cualquiera de nuestros padres y nos mandaban a dormir sin rechistar.

Muchas otras noches las empleábamos en hacer excursiones a pie. Unas veces al puente, otras a Recuerda, otras a las fuentes… Buenas caminatas. Había veces que cogíamos paso al ritmo de las canciones que íbamos cantando (Tiene polvo el camino….). Ahora ni se nos pasa por la cabeza. Vamos, no jodas, estaríamos locos…

En el puente por las noches siempre coincidíamos con la gente de Recuerda. ¿Casualidad?… no lo creo. Siempre hacíamos una hoguera (yo siempre digo chasca) en el ojo del puente por el que ahora pasa todo el caudal hacia la central. Antes no había agua y el suelo era arenita. Bajábamos unas patatas con papel de aluminio y las asábamos. Ya ves, y no bajábamos unas chuletitas porque no eran horas. Si decidíamos ir a las fuentes, la idea por supuesto era darse un bañito nocturno. Joder que frío se puede llegar a pasar. Para haber cogido una pulmonía, pero nada. Por cierto, que esto también era costumbre en Semana Santa (en Julio no hacía el suficiente frío para nosotros).

Hubo un día que nos dio por ir a la estación de Quintanas (también de noche, por supuesto). Todavía recuerdo lo tétrico que era el interior de la estación, incluso en aquel sótano. A Eduardo le dio por pegar un manotazo o una patada (no se qué fue) a una puerta. Nos pilló a todos desprevenidos. Sonó de tal manera que me acordare toda la vida del susto que nos pegó. Que cabrón.

En fin, aquí quedan unos pocos de los muchos recuerdos que guardo con cariño y añoranza. No sé si la gente que los ha vivido puede corroborarlos o están sólo en mi recuerdo: Fernando, Sandra, Ricardo, Eduardo, Esther, Sole, Félix, Mónica, Sandra, Ana… es probable que alguien más. Si me olvido de alguien de verdad que lo siento, hace ya mucho tiempo. Al rescate sé que jugaba más gente… pero refrescadme la memoria que a mi ya se me ha gastao.

Un abrazo,

Carlos

Un par de cosas nuevas…

Sábado, Abril 5th, 2008

Toni, el reportero más dicharachero de Gormaz, nos manda unas fotos geniales del castillo en blanco y negro. Las podéis ver en el apartado de fotos, debajo del subtítulo “blanco y negro”.

Por otra parte, y siguiendo con las referencias a Gormaz en documentos antiguos, Juan nos aporta un link del Boletín de la Real Academia de la Historia del año 1889, en donde se puede leer traducida del árabe original la cita histórica de la conquista de Gormaz por el caudillo árabe Galib. He copiado el link en el apartado de leyendas, porque aunque me parece un texto apasionante, la línea entre lo verídico del hecho histórico y lo legendario me parece demasiado difusa. Lo triste es que más de mil años despues, la línea básica del texto no difiere tanto de los comunicados que los Bin Ladenes y demás colgados fanáticos hacen de vez en cuando con referencias al Islam…

Finalmente, y cómo habréis comprobado algo más arriba, Carlos nos ha mandado un gran texto que me gustaría utilizar como señal de salida para que colaboréis con vuestros escritos personales. Las viejas vivencias en el pueblo, aquella excursión inolvidable, las fiestas de ese año que nunca olvidaréis… todo tiene cabida. Así que venga, a ver esas plumas de Gormaz, que no se diga!

Un abrazo,

Richy