Archive for March, 2012

Fauna Corporativa: El Jafo

Monday, March 5th, 2012

Codex Manenssis

ace unos años hice una primera incursión en el análisis del biotopo conferencial y describí algunos de los miembros de la fauna corporativa que abunda en esos ecosistemas. Pero la conferencia no deja de ser un biotopo muy limitado y que no se presta a un análisis exhaustivo, ya que su limitación temporal y espacial produce comportamientos anormales en mucha de su fauna. Nada como la oficina, el ecosistema típico por antonomasia, para observar en todo su esplendor a todas y cuantas criaturas que hacen de ella su hábitat natural.

Inicio esta serie de entradas sobre la fauna corporativa en la oficina con un bichejo con el que ve he venido encontrando bastante a menudo en los últimos meses: el jafo (jafus agobiantis)

El jafo no es una criatura tímida ni asustadiza. Al contrario, siempre intenta hacerse notar con frecuencia allí donde se encuentre por lo que puede ser fácilmente identificado en multitud de lugares del ecosistema oficinista. Cualquier lugar donde hay gente reunida o hablando, ya sea en pequeños grupos en los pasillos, tomando un café en la cafetería o fumando un pitillo en el aparcamiento es un buen sitio para identificar jafos.

Códice Workshop Bestiary, England 1200

El avezado naturalista de la fauna corporativa puede identificar al bicho en cuestión siguiendo los siguientes patrones de comportamiento:

  1. Suelen ser portadores de malas noticias, pero siempre para otros y nunca para ellos. Les gusta indicar todo aquello que va mal, o que tiene tendencia a ir mal, o que puede ir mal, siempre y cuando ello ocurra en temas que no les incumben directamente. El canto típico de un jafo es: “Me he dado cuenta de que los ingenieros están teniendo problemas con la calidad de los requisitos… una pena, chico, esto te va a minar el proyecto”. O por ejemplo: “Me han comentado que todavía no has encontrado una solución para el problema este que te trae de cabeza. Ya sabía yo que iba a ser casi imposible, y lo malo es que cada vez te queda menos tiempo para arreglarlo. Debes estar muy nervioso…”.
  2. Este último ejemplo pone de manifiesto otra cualidad del jafo: tienden a resaltar cosas y consecuencias obvias que lejos de ayudar al afectado le agobian aún más y empeoran el ambiente: “¿Qué todavía no has terminado el documento para el otro equipo? Mal rollo, deben estar que trinan, porque lo llevan esperando más de dos semanas…Probablemente ya se lo han contado a tu jefe así que no tardarás en oírle. Esto va a tener consecuencias muy graves, lo estoy viendo venir. Debes estar muy agobiado…”.
  3. Su principal alimento es el stress y el acojone que producen en terceros, y se regodean con gusto admirando el efecto que tienen sus palabras. Suelen hacer gestos de negación con la cabeza, o muecas con las cejas o la comisura de los labios para rematar a la víctima. Una vez que la han dejado en la puta miseria y en el mayor agujero de mierda del mundo-mundial, se dan la vuelta y se largan con un “bueno, me voy a lo mío que hoy me quiero ir pronto a casa”.
  4. Su capacidad innata de señalar marrones inmensos para aquellos que están a sus alrededores es solamente comparable con su capacidad de esquivar los marrones que ellos mismos han creado o que derivan de los primeros. Nunca ofrecen ayuda para solucionar los problemas que han indicado, ni posibles soluciones para minimizar el impacto de los riesgos que acaban de pormenorizar. Poseen una nula voluntad de arrimar el hombro si no les va algo en ello. La escusa por antonomasia para escurrir el bulto: “no soy un experto en ese tema, no sabría ni por donde empezar…”. Esta faceta de observación sin ganas de involucrarse es el origen de su nombre: Just Another Fucking Observer
  5. Existe una variedad de jafo que es aún más cruel con su presa que el jafo común: el jafus acabronatus, o jafo acabronado. Este variedad espera a que sus predicciones y problemas se desaten en toda su magnitud para que cuando la presa esté hasta las orejas de mierda y sin nada que poder hacer, se acerca a ella y le suelta un “ya te lo avisé” o un “no será que no te lo dije”. Los efectos en la presa son demoledores y dejan secuelas psicológicas.

Todo un bicho, el jafo. No tengo recomendaciones personales sobre como enfrentarse a uno de ellos y salir airoso del encuentro. De momento mi táctica se reduce a evitar el cara a cara, pero habiendo visto como se las trae con todo el resto del personal imagino que tarde o temprano me tocará mi parte, y entonces tendré que aguantarme las ganas de enciscarme en su madre. Si algún amable lector tiene alguna recomendación al respecto y quiere compartirla aquí le estaré enomemente agradecido.

PA

Why Singapore Airlines rocks (even in economy)

Saturday, March 3rd, 2012

Codex Manenssis

n a long, transoceanic flight the attention that the airline pays to details is what really defines the traveler’s experience. Details like the ones I had the possibility to experience in my last trip in economy class from San Francisco to Singapore:

  1. Lots of room for your legs… and even more important: for your elbows. I don’t have to hurry and lay my arm on the arm rest before the person sitting next to me does because there is room for both people.
  2. Travel toothbrushes and toothpaste for free in all the bathrooms. Plus mouthwash, floss, perfume and lotion, all for free.
  3. Travel socks, eye covers and good quality headphones.
  4. More than 50 movies, 75 TV series and 40 documentaries to choose from. More than 100 radio channels including a dedicated and interactive audio channel with all the hits in the UK and USA lists since 1950.
  5. Huge multimedia, panoramic screen twice as big as the ones in other airlines, with input for external audio and video signal, plus a usb port (you can bring your own movies in the usb stick, plug it and watch them in the screen)
  6. Individual electrical socket in every seat so that you can plug in your laptop or phone. No need to worry about running out of battery on those extra-long flights.
  7. Real menu to choose from for every meal with more than 4 possibilities. Food actually does not taste like airplane crap.
  8. Free, 2 hour city tours in Singapore to make up for a  long stop over.

While many airlines treat their economy passengers as cattle, others try to make them get the most out of their flight experience. That’s why Singapore Airlines will be my first choice next time I flight across the Pacific.

PA