Archive for October, 2008

Voice Recognition?

Saturday, October 25th, 2008

Codex Manenssisast week I had the possibility to visit two impressive exhibitions in Redmond where Microsoft displays their visions for future technological scenarios at both home and work. I was delighted to be able to experience in person many real implementations of futuristic ideas and concepts that I had only previously seen in science fiction movies. The only words that came to my mind while I was taking part in the demo were cool, awesome, incredible, fantastic, plus a couple of I definitely want that for my house.

But (there is always a “but”) in addtion to the theoretical prices that all those gizmos and systems might have in the market nowadays, there was something else kind of discouraging about all those future technological scenarios: the majority of them were human-voice driven. Do you guys remember how astronauts Dave and Frank spoke to Hal 9000 giving orders to the control system in A Space Odyssey? Or how Rippley talks to Mother as though that machine were a person under her command in Alien? That is the way you will talk to your home or your office in the future. And that would be perfectly okay if it weren’t for something called accent.
 
Aristotle, Ethiques, Raoul d''Orléans, 1376If you have ever tried to call a hotline in a foreign country and to your dismay the system responds with an electronic voice saying: “if you want soandso, SAY soandso; if you want blablabla, SAY blablabla” then you know what I am talking about. The main problem here is that the soandsos and the blablablas that are coming out of your mouth are different from those that the machine is expecting -not necessarily because your pronunciation is bad, but just because you accent makes them sound different- and there is no way the machine can understand what you want. Note that I am not even talking about different languages - just different accents. Who is to say that an Indian accent is not appropriate to command a machine in the US, for example?

Unfortunately that is just the first aspect of the whole issue, since things can get more complicated if you also take into account the pronunciation of personal names. Let me give you an example:

Microsoft has a machine-operated telephone number where you can call and ask to be connected or leave a message to a MSFT employee without knowing that person’s number. It is a cool and useful system… only if you know how to pronounce the name of the person you want to talk to in a way that is understandable for an American voice recognition system. “Oh, come on, that’s easy“, I bet you are thinking… Right… then tell me how to pronounce my last name with American accent because I’ve been unable to find myself using that damn system. Well, myself or any non-American person, for that matter. Germans, Indians, Frenchies, Chinese, Spaniards…, they all are totally unidentifiable for that machine no matter what I say whatsoever. Really annoying considering that Microsoft is the closest thing to the United Nations I know when it comes to nationalities. How do you pronounce Punjiamurthula, or Tordable, or Tzongjhy, or VondenBospoort?

So just imagine that I am heading out for Redmond to attend to a meeting. The rain (hey, this is Seattle after all, don’t forget that) has caused a big accident on the 405 and I am stuck in traffic. Need to call my contact to let him know I am late, but I don’t have his telephone number handy. Well, no problem - call the magic number and let the artificial intelligence help you.

- tuuuut, tuuut,…

- Hello. Welcome to the Microsoft directory. Please say “connect with” if you want to talk to someone, or “message for” if you want to leave a message, and then the name of the person you would like to be connected to.

- Connect with Eugenio Pace

- Sorry, I did not hear you. Please say “connect with” if you want to talk to someone, or “message for” if you want to leave a message, and then the name of the person you would like to be connected to.

- C o n n e c t  w i t h  E u g e n i o   P a c e

- Sorry, I did not understand you. Please say “connect with” if you want to talk to someone, or “message for” if you want to leave a message, and then the name of the person you would like to be connected to.

- Bueeeno, ya empezamos…

- Did you say Connect with Mike Manos?

- No, I said Connect with Eugenio Pace

- I am sorry, I cannot understand you. You need to speak more clearly. Please say the name of the person you would like to be connected to

- Iuginiou Pahzeh

- I am sorry, but I cannot find that name in the directory…

- Joder…

- Did you say Godert? I have two people by that name located in the Neetherlands and…

- Shit!

- Oh, you are looking for the closest bathroom in campus? Give me your location and…

- NO! It’s okay, never mind, I’ll hang up…

- Do you really want to hang up? You don’t want to be connected to Eeuginiou Peiz?

- YES! that’s him, Iuginio Peis

- Sorry, I cannot find that person in the directory. Try spitting out the gum you are chewing…Book of Hours, Holland, Masters of the Dark Eyes, 1490

- WTF!

- Ooops, sorry, no services for that in the campus. But I can give you a few numbers in Seattle…

Well, maybe that is NOT exactly what the machine really says on the phone… But the result of the conversation is pretty much the same: I always end up having the feeling that the system is pulling my leg since I don’t find my Spanish accent that difficult to understand.

So my bottom line here is that if you want voice recognition systems to really drive our globalized world, you better make them accent-proof. Of course you can always personalize those systems that are going to be used just by you… but if they become so general as people are expecting, there is no possible personalization at all and they will have to deal with dozens of different accents. And if a communication breakdown between humans can be fatal (double check this video1 if you don’t believe me)… what could miscommunication between machines and humans trigger in the future?

PA.

Mein Kampf (gegen Ordnung, Kontrolle und Disziplin)

Thursday, October 2nd, 2008

Codex Manenssise estado disfrutando tanto de la pesca en estas últimas semanas por los ríos y lagos de Washington, que casi sin darme cuanta me ha entrado un ataque de nerviosismo al pensar en dónde demonios podré ir a pescar cuando me pire de aquí (hecho que todavía está por ubicar en el futuro, pero que me temo tarde o temprano llegará). Y como la vuelta a Alemania es uno de los posibles candidatos a tener en cuenta, hete aquí que en un arrebato de ingenuidad de los míos me he dicho: “Bueno chacho, tranquilo, que con los Alpes al lado y con esos ríos de los que Alemania hace gala, SEGURO que se podrá pescar en Múnich”.

Yo no sé cómo después de haber vivido 8 años en Alemania aún soy tan gilipollas de pensar algo así.

Lo gracioso es que desde un punto teórico SÍ que se puede pescar en Baviera; pero la regulación de todo lo referente a la pesca es tan alemana que según lo estaba leyendo me estaban llevando los diablos del cabreo que me estaba entrando. Y es que no me extraña que la Gestapo naciera por esos lares.

Códice Bible History, Raoulet d''Orléans (scribe), 1372Veamos: resulta que para obtener la licencia en Baviera tienes que hacer un curso y pasar un examen. Así, cómo lo digo. El curso medio es de unas 40 horas, y viene a costar unos 250 euros. Los hay más caros (he visto algunos por 400 euros, en donde imagino deben explicar cómo influye la lombriz de tierra en el color y olor de la mierda de la trucha, tema por otro lado súper importante para la pesca del bisho, obviamente), y también algo más baratos (unos 100 euros, seguramente debido a que el instructor no tiene el ultimísimo máster en Ergonomía de la Fístula Renal de la Carpa por la Technische Universitaet Muenchen, el pobre infeliz…). Pero teniendo en cuenta que el examen parece ser algo dificilillo, y que suspenderlo está a la orden del día, los foros que he leído por ahí no te recomiendan bajar de las 40 horas lectivas.

Para más inri, sólo hay dos o tres exámenes por año, con un cupo tan limitado (no me extraña; con las condiciones que dan seguro que los del Ministerio pensaban que ningún colgado se plantearía el sacarse la licencia) que se acaba casi en el mismo día que el Anmeldungsprozess se abre. El presentarse al examen vale unos 30 euros. Si eres afortunado y pasas el examen (en alemán, obvio), tienes que pagar otros 50 euros en tasas y demás costes para que te den la puñetera licencia. O sea, que sin haber puesto ni un mísero gusano en el anzuelo ni haberte calzado las botas de goma, ya habrás pagado más de 300 euros por la broma. Cómo mínimo… porque la licencia en sí puede costar mucho más, hasta 400 euros si te quieres sacar la licencia DE POR VIDA. Por lo menos la Gestapo te da la posibilidad de no tener que pasar por tan traumática experiencia nunca más en la vida… Qué majos que son ellos.

Pero bueno, así que aquí estamos, con nuestra flamante licencia, habiendo pagado, pongamos, unos 400 euros, con unas ganas de ir a pescar que cuando cojamos el primer pez no sabremos si comérnoslo o  follárnoslo.  Estoooo… ¿por dónde queda el río?

HALT!  (léase con acento germano)

Bueeeno, a ver, ¿y ahora qué pasa?. Pues pasa que por definición todas las aguas públicas de Baviera son cerradas a la pesca. Así que si quieres pescar tienes que hacerlo en aguas privadas…y para ello tienes que pertenecer a un club de pesca. Determinados clubs de pesca tienen acuerdos con ciertos “terratenientes” para que te dejen entrar en sus tierras y pescar allí. Pagando, claro. No sé cuánto valdrá entrar en un club de pesca en Múnich, pero teniendo en cuenta el pijerío y el clasismo que se respira por la ciudad, probablemente tengas que dejar un riñón según entras por la puerta. Todavía me estoy recuperando del susto que me dieron cuando en otro de mis ataques de ingenuidad fue a preguntar cuánto valía ser miembro de un club de tenis… (¿cómo dice, joven? ¿vender mi alma a quién?)

Pero supongamos que eres un loco de la pesca y decides pagar un riñón, un ojo, o incluso el cojón derecho (que está más hecho) para hacerte miembro del club. Venga, Kollegen, vamos todos justo al río, pero yaaaaa!

HALT!  (léase con acento germano)

No me jodas, ¿otra vez?… A ver, ¿qué pasa ahora? Pues pasa que hay veda, claro. Solo puedes pescar determinados peces en determinados periodos de tiempo. Por ejemplo: un pez tan común como la carpa, que se reproducen como conejos, que es incomible, que se alimenta de cualquier cosa que baja por el río, que podría vivir hasta en el agua del toilette, vamos, casi, casi la cucaracha del río… la veda se abre UN PUTO MES. ¡Cagoendios! Si la veda de la carpa se abre un mes, imagino que éstos deben abrir la de la trucha únicamente durante horas o incluso minutos!

Así que, señores del Institut fuer Fischerei, sin acritud y con todos los respetos: ¡VÁYANSE A LA MIERDA!.

Este es el tipo de coCódice Des faits et des paroles mémorables, France, 1475sas que odio de Alemania y de las que acabé hasta los webs. El corsé, que lo llamo yo. Todo es tan cuadriculado y sobre-regulado, quieren tener todo tan sumamente controlado que lo hacen inútil, o aburrido, o mediocre, o súper caro, o simplemente imposible. No me extraña que a cualquier cosita fuera de lo habitual digan eso de  “Es macht Spass” (¡qué divertido!), tan cuadriculadas que tienen las pobres vidas… Y lo peor es que nadie se queja, están como aborregados, los tíos…

No sé, a  lo mejor estoy exagerando el asunto y mañana cuando lo lea de nuevo me parecerá distinto, pero es que la situación clama al cielo si la comparo con Seattle. Y no es que esto sea la anarquía, pero las reglas para pescar son las normales de toda la vida: 20 dólares la licencia, con aguas públicas cerradas y otras abiertas, con vedas para respetar la puesta de huevos y la cría de los alevines, con coto al número de peces que puedes llevarte… en fin, lo normal para proteger el medio ambiente y poder disfrutarlo al mismo tiempo. Las reglas normales en todos los demás países que no están obsesionados por el Ordnung, Kontrolle und Disziplin. Desde luego hay muchos alemanes que deberían mirarse el ombligo cuando protestan tan ufanos sobre las prácticas de Gran Hermano en los USA. Unos crían la fama y otros cardan la lana, que decía mi abuela.

Y es que esto de las reglas y la cuadratura de mollera germana va camino de convertirse es mi lucha y mi némesis personal con Alemania.

PA.